Girondo

viernes, 16 de septiembre de 2016

Extraño destino de amor, tener que amar a un detestado enemigo

   
LAS DOS PLUMAS MÁS GRANDES  SE FUERON JUNTAS HACE 400 AÑOS
Shakespeare y Cervantes, creadores de cabecera de la literatura universal, el británico y el español, murieron el mismo año. Con motivo a tan importante aniversario, Proyecto LEE (LECTURA EN ESPERA) invita a realizar un recorrido virtual por dos obras cumbres de dichos autores:
·         “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes, es la obra más destacada de la literatura española y una de las principales de la literatura universal. El libro más traducido y editado luego de la Biblia.
·         “Romeo y Julieta”, de William Shakespeare, se ha convertido en la historia de amor por antonomasia, y puede afirmarse que su fama excede a la del mismo autor.

Extraño destino de amor, tener que amar a un detestado enemigo
De pronto Romeo ve a Julieta sintiendo en su corazón la llama inextinguible del amor. El joven se acerca ignorando que la niña es una Capuleto, de quién un mar de sangre lo separa.

(Salón de la casa de Capuleto.) […]   
(Entran CAPULETO, seguido de JULIETA y otros de la casa, mezclados con los convidados y los máscaras.)
CAPULETO
     ¡Bienvenidos, señores! Las damas que libres de callos tengan los pies, os tomarán un rato por su cuenta. -¡Ah, ah, señoras mías! ¿Quién de todas vosotras se negará en este instante a bailar? La que se haga la desdeñosa, juraré que tiene callos. ¿Toco en lo sensible?
-¡Bienvenidos, caballeros! [Tiempo recuerdo en que también me enmascaraba y en que podía cuchichear al oído de una bella dama esas historias que agradan. -Ya esa época pasó, ya pasó, ya pasó. -¡Salud, señores! -Ea, músicos, tocad. ¡Abrid, abrid, haced espacio!
Lanzaos en él, muchachas.
 
(Tocan los músicos y se baila.)]
 
     Eh, tunantes, más luces; doblad esas hojas y apagad el fuego: la pieza se calienta demasiado. -Ah, querido, esta imprevista diversión viene oportunamente. Sí, sí, sentaos, sentaos, buen primo Capuleto; pues vos y yo hemos pasado nuestro tiempo de baile.
¿Cuánto hace de la última vez que nos enmascaramos?
SEGUNDO CAPULETO
      Por la Virgen, hace treinta arios.
PRIMER CAPULETO
     ¡Qué, hombre! No hace tanto, no hace tanto: fue en las bodas de Lucencio. Venga cuando quiera la fiesta de Pentecostés, el día que llegue hará sobre veinte y cinco años que nos disfrazamos.
SEGUNDO CAPULETO    
       Hace más, hace más: Su hijo es más viejo, tiene treinta años.
 PRIMER CAPULETO
     ¿Me decís eso a mí? Ahora dos era, él menor de edad.
ROMEO
     ¿Qué dama es ésa que honra la mano de aquel caballero?
[CRIADO
     No sé, señor.]
ROMEO
     ¡Oh! Para brillar, las antorchas toman ejemplo de su belleza se destaca de la frente de la noche, cual el brillante de la negra oreja de un etiope. ¡Belleza demasiado -valiosa para ser adquirida, demasiado exquisita para la tierra! Como blanca paloma en medio de una bandada de cuervos, así aparece esa joven entre sus compañeras. Cuando pare la orquesta estaré al tanto del asiento que toma y daré a mi ruda mano la dicha de tocar la suya. ¿Ha amado antes de ahora mi corazón? No, juradlo, ojos míos; pues nunca, hasta esta noche, vísteis la belleza verdadera. 
TYBAL
     Éste, por la voz, debe ser un Montesco. -Muchacho, tráeme acá mi espada. -¡Cómo!
¿Osa el miserable venir a esta fiesta, cubierto con un grosero antifaz, para hacer mofa y escarnio en ella? Por la nobleza y renombre de mi estirpe no tomo a crimen el matarle.
PRIMER CAPULETO
     ¡Eh! ¿Qué hay, sobrino? ¿Por qué, estalláis así?
TYBAL
    Tío, ese hombre es un Montesco, un enemigo nuestro, un vil que se ha entrometido esta noche aquí para escarnecer nuestra fiesta.
PRIMER CAPULETO
     ¿Es el joven Romeo?
TYBAL
     El mismo, ese miserable Romeo.
PRIMER CAPULETO
     [Modérate, buen sobrino, déjale en paz; se conduce como un cortés hidalgo y, a decir verdad, Verona le pondera como un joven virtuoso y de excelente educación. Por todos los tesoros de esta ciudad no quisiera que aquí, en mi casa, se le infiriese insulto. Cálmate pues, no hagas en él reparo, ésta es mi voluntad; si la respetas, muestra un semblante amigo, depón ese aire feroz, que sienta mal en una fiesta.
TYBAL
     Bien viene cuando un miserable semejante se tiene por huésped. No le aguantaré.
PRIMER CAPULETO
     Le aguantaréis, digo que sí. ¡Qué! ¡Señor chiquillo! Idos a pasear. ¿Quién de los dos manda aquí? Idos a pasear. ¿No le aguantaréis? Dios me perdone. ¡Queréis armar bullanga entre mis convidados! ¡Hacer de gallo en tonel! ¡Hacer el hombre!
TYBAL
     Pero, tío, es una vergüenza.
PRIMER CAPULETO
     A paseo, a paseo, sois un joven impertinente. -¿Pensáis eso de veras? Tal despropósito podría saliros mal. -Sé lo que digo. [Tomar a empeño el contrariarme! Sí, a tiempo llega.]
(A los que bailan.) Muy bien, queridos míos. -[Andad, sois un presumido.] Manteneos quieto, si no... -Más luces, más luces; ¡da vergüenza! -Os forzaré a estar tranquilo. [¡Vaya!
-Animación, queridos.]
TYBAL
     La paciencia que me imponen y la porfiada cólera que siento, en su encontrada lucha, hacen temblar mi cuerpo. Me retiraré, pero esta intrusión que ahora grata parece, se trocará en hiel amarga.
(Vase.)
 
ROMEO (a JULIETA.)
    Si mi indigna mano profana con su contacto este divino relicario, he aquí la dulce expiación: ruborosos peregrinos, mis labios se hallan prontos a borrar con un tierno beso la ruda impresión causada.
JULIETA
    Buen peregrino, sois harto injusto con vuestra mano, que en lo hecho muestra respetuosa devoción; pues las santas tienen manos que tocan las del piadoso viajero y esta unión de palma con palma constituye un palmario y sacrosanto beso. 
ROMEO
    ¿No tienen labios las santas y los peregrinos también?
JULIETA
    Sí, peregrino, labios que deben consagrar a la oración.
ROMEO
     ¡Oh! Entonces, santa querida, permite que los labios hagan lo que las manos. Pues ruegan, otórgales gracia para que la fe no se trueque en desesperación.
JULIETA
     Las santas permanecen inmóviles cuando otorgan su merced.
ROMEO
     Pues no os mováis mientras recojo el fruto de mi oración. Por la intercesión de vuestros labios, así, se ha borrado el pecado de los míos.
(La da un beso.)
JULIETA
     Mis labios, en este caso, tienen el pecado que os quitaron.
ROMEO
     ¿Pecado de mis labios? ¡Oh, dulce reproche! Volvedme el pecado otra vez.
JULIETA
     Sois docto en besar.
NODRIZA
     Señora, vuestra madre quiere deciros una palabra.
ROMEO
     ¿Cuál es su madre?
NODRIZA
     Sabedlo, joven, su madre es la dueña de la casa; una buena, discreta y virtuosa señora.
Su hija, con quien hablabais, ha sido criada por mí y os aseguro que el que le ponga la mano encima, tendrá los talegos.
ROMEO
     ¿Es una Capuleto? ¡Oh, cara acreencia! Mi vida es propiedad de mi enemiga.
[BENVOLIO
     Vamos, salgamos; harta fiesta hemos tenido.
ROMEO
     Sí, tal temo yo; mi tormento está en su colmo.]
PRIMER CAPULETO
 Eh, señores, no penséis en marcharos; va a servirse una humilde, ligera colación. -¿Estáis en iros aún? Bien, entonces doy gracias a todos: gracias, nobles hidalgos, buenas noches. -¡Más luces aquí! -Ea, vamos pues, a acostarnos. Ah, querido, (al Segundo Capuleto) por mi honor, se hace tarde; voy a descansar.
(Vanse todos, menos JULIETA y la NODRIZA.)
  JULIETA
     Llégate acá, nodriza: ¿Quién es aquel caballero?
NODRIZA
     El hijo y heredero del viejo Tiberio.
JULIETA
     ¿Quién, el que pasa ahora el dintel de la puerta?
NODRIZA
     Sí, ése es, me parece, el joven Petruchio.
JULIETA   
     El que le sigue, que no quiso bailar, ¿quién es?
 NODRIZA
     No sé.
JULIETA
     Anda, pregunta su nombre. -Si está casado, es probable que mi sepulcro sea mi lecho nupcial.
NODRIZA
     Se llama Romeo; es un Montesco, el hijo único de vuestro gran enemigo.
JULIETA
    ¡Mi único amor emanación de mi único odio! ¡Demasiado pronto lo he visto sin conocerle y le he conocido demasiado tarde! Extraño destino de amor es, tener que amar a un detestado enemigo.

Acto I- Escena V - (Salón de la casa de Capuleto.) Romeo y Julieta-Shakespeare

ESCUCHA+
Banda sonora de la película (1968):


Yo Sabía - High School Musical [Argentina]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario