LEE+

lunes, 16 de junio de 2014

JORNADA ESCUELA, FAMILIA Y COMUNIDAD

El día 04 de junio de 2014 se realizó la Jornada escuela, familia y comunidad. Compartimos una jornada cálida junto a padres de alumnos de la Institución y contamos con la presencia de Analía Psicóloga social de Acción activa.

Había una vez… un dragón invitándonos a jugar. Los dragones preservan lo que hay de esencial en los seres y las cosas, expresando la naturaleza profunda de la vida. Son los mismos dragones quienes poseen algo esencial. Y tiernamente nos invitan a descubrirlo. ¿Cómo? Aman los juegos, sobre todo los tradicionales e inventan los más difíciles  siempre tratando de no ganar, porque saben que el triunfo significa poner fin al encanto. El reto de hoy consiste en el desafío de  la rayuela, porque  simbólicamente es la  mejor manera de saltar de la tierra al cielo.
Como dice Cortázar: “La rayuela se juega con una piedrita que hay que empujar con la punta del zapato. Ingredientes: una acera, una piedrita, un zapato, y un bello dibujo con tiza, preferentemente de colores. En lo alto está el Cielo, abajo está la Tierra, es muy difícil llegar con la piedrita al Cielo, casi siempre se calcula mal y la piedra sale del dibujo. Poco a poco, sin embargo, se va adquiriendo la habilidad necesaria para salvar las diferentes casillas (rayuela caracol, rayuela rectangular, rayuela de fantasía, poco usada) y un día se aprende a salir de la Tierra y remontar la piedrita hasta el Cielo, hasta entrar en el Cielo,  lo malo es que justamente a esa altura, cuando casi nadie ha aprendido a remontar la piedrita hasta el Cielo, se acaba de golpe la infancia y se cae en las novelas, en la angustia al divino cohete, en la especulación de otro Cielo al que también hay que aprender a llegar. Y porque se ha salido de la infancia  se olvida que para llegar al Cielo se necesitan, como ingredientes, una piedrita y la punta de un zapato.”
En el cierre de la jornada el Prof. de música Silvio Cesaroni, nos brindó la Bendición de Dragón ambientada con música celta.


Bendición de dragón

Que las lluvias que te mojen sean suaves y cálidas.
Que el viento llegue lleno del perfume de las flores.

Que los ríos te sean propicios y corran para el lado
que quieras navegar.

Que las nubes cubran el sol cuando estés en el desierto.

Que los desiertos se llenen de árboles cuando los quieras atravesar.
O que encuentres esas plantas mágicas que guardan en su raíz el agua
que hace falta.

Que el frío y la nieve lleguen cuando estés en una cueva tibia.

Que nunca te falte el fuego.

Que nunca te falte el agua.
Que nunca te falte el amor.
Tal vez el fuego se pueda prender.
Tal vez el agua pueda caer del cielo.
Si te falta el amor, no hay agua ni fuego que alcancen
para seguir viviendo.
Gustavo Roldan


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario